Ña Ignacia

Emprendedora, soñadora y una de las primeras residentas del Barrio Modelo

Cuando Doña Ignacia llegó a lo que hoy es el Barrio Ecológico Las Colinas cuando aún se llamaba "Itagua Poty", ella y su familia fueron de las primeras en 50 familias en vivir allí.




Con sus 63 años y después de haber criado por sí misma a 13 hijos, hoy vive en el barrio Ecológico Las Colinas hace ya 3 años. Con un gran entusiasmo nos invitó a pasar a su casa y nos mostró  orgullosa su huerta, donde ella misma planta y cultiva diferentes tipos de  frutas y verduras que destina para su consumo personal y para su despensa.


Una mujer que transmite una alegría de vida envidiable, con una sonrisa nos contaba que el río la hizo migrar de Ypané hasta lo que hoy es Las Colinas.


Con un par de gallinas y un poco de semillas de maíz, que encontró mientras hacía recolección de residuos, empezó su propia granja doméstica.


Mediante su capacidad de autogestión montó un comedor improvisado para todos los obreros que estuvieron involucrados en la construcción del barrio.


Entre lágrimas nos comentó su profundo sentimiento de agradecimiento hacia las personas que estuvieron involucradas en la realización del proyecto.


"Gracias a Dios arekoma la che rogarã, heta hendápe ava ava pero avy'a ko'ápe"


"Hay mucha gente que se queja que los abandonaron acá, que el gobierno los abandonó a su suerte pero nosotros no necesitamos más nada" nos comenta.

Antes de mudarse a su casa actual vivía en lo que hoy es su  gallinero, cuatro paredes y un techo de 1 metro y medio. Nos comentaba como una anécdota que en vez de perro tenia un cerdo, que era como una mascota porque dormía en su pieza con ella.


-"Antes necesitábamos casas, hoy las tenemos" Ña Igna con una lucidez mental sorprendente empezó a calcular cuánto le hubiera costado por si misma colocar el piso donde estábamos sentados durante la entrevista. "Esto cuesta caro jamás hubiera podido comprar con todas mis cuentas"


Al preguntarle sobre lo que se podía mejorar en la comunidad nos respondió de una forma en la que dejó entrever uno de los rasgos más profundo de su personalidad, la EMPATÍA.


"Yo ya no tengo criaturas pero no por eso deja de importarme las criatura del barrio"


Nos comentó que en las colinas son más 150 familias viviendo y la cantidad de niños en edad escolar va aumentando. "Muchos de ellos tienen que ir caminando por no tener para su pasaje" "2,5 Km es mucha distancia para que las criaturas vayan caminando" agregó.


Nos explicaba que una escuela hasta el 3re grado sería la mejor solución para los más pequeños de Las Colinas


"La familia de tu vecino es tu vecino por eso quiero una escuela en el barrio"


Cuando le preguntamos por su familia nos dijo esto:


"Mucho sufrí para criarles a mis 13 hijos sola por eso entiendo lo importante que es la ayuda de los vecinos. De todas las formas peleé y luche para hacerlos crecer, no tuve que entregar ningún hijo"


"Apyta aguerrea" dijo con un tono de voz firme.



En cuanto a trabajo:


"Siempre trabajé, hice de todo, vendí todo lo que podía. Mis hijos siempre me ayudaron"  


"Hoy veo que muchas mujeres ya no quieren trabajar,  sus hijos tienen hambre, el hombre solo hoy en día no puede llevar todos los gastos".


"En este mundo mis hijos nunca los voy a dejar por ir a buscarle a un hombre…mis hijos siempre van a ser más importantes que ningún hombre"



Terminamos la entrevista entre risas y con muchos consejos para la vida. Sin duda su personalidad amable y enérgica nos inspiró como inspira a toda la comunidad del Barrio Las Colinas


'"Gracias a Dios arekoma la che rogarã, heta hendápe ava ava pero avy'a ko'ápe"'

Ignacia Grei

Vecina del Barrio Modelo "Las Colinas"

COMPARTIR EN

VolverVolver

© 2016 CEAMSO. Portal construido con apoyo del Programa de Democracia y Gobernabilidad (USAID/CEAMSO)